Muchos de los procesos de rehabilitación de fachadas en Santa Cruz de Tenerife son consecuencia de la aparición de humedades en techos y paredes. En ocasiones, elementos ajenos en los que no podemos interferir como grandes lluvias, rotura de tuberías o mala praxis en la realización de una obra puede hacer que aparezcan las desagradables humedades.

Pero en la mayoría de ocasiones, las humedades pueden evitarse con unos sencillos consejos que te ofrecemos en RYMDECO. Como especialistas en la rehabilitación de fachadas y reformas en general, te recomendamos siempre ventilar la casa de forma diaria. No tiene por qué ser varias horas, con 15-20 minutos es suficiente, pero es importante que todas las zonas renueven el aire frecuentemente. Parece una tontería, pero evitará la aparición de humedades que, más allá del factor estético, pueden llegar a convertirse en problemas de salud e higiene. Si la humedad aparece en el mismo sitio, por muchas veces que pintes, será necesario determinar el origen de la humedad. Ésta puede provenir de tuberías, de condensación, de accidentes, de humedades en azoteas, cubiertas, suelos o muros. Los expertos recomiendan realizar una revisión completa al menos una vez cada tres años. Y en cuanto a la humedad de muros, es necesario revisar la evacuación de bajantes, sobre todo, tras periodos de grandes lluvias, por lo menos una vez al año.

Para no tener que acudir a una empresa de rehabilitación de fachadas en Santa Cruz de Tenerife, en azoteas también ha de revisarse la tela asfáltica, cuyo mal estado es el principal origen de humedades en los techos. Y en cuanto a suelos, revisar los drenajes y si hay grietas o pequeñas fisuras por las que pueda filtrarse el agua.